Signo editores / Literatura a Mil

Ese punto (Insalvity)

Comparte este post

¿Cómo podría mirarte a la cara? ¿Cómo podría sostenerte en mis brazos sin que te desplomases? ¿Cómo podría decirte que, después de unos maravillosos diez años a tu lado, se terminó? ¿Cómo podría articular palabra y contarle a nuestros hijos que ya no estaríamos juntos? ¿Cómo sería capaz de decirte que, en nuestras escapadas anuales a Casablanca, me había enamorado de aquella recepcionista que nos atendía siempre? ¿Cómo?

Pensé en estas preguntas de camino al hotel. Me di cuenta de que no sabría cómo responderlas, y de que, realmente, en el fondo de mi corazón, tampoco quería llegar a ello. Me encontraba cerca de ese punto. Ese punto de no retorno en el que estaría ya todo escrito.

Te mentí. Fingí una llamada a escasos minutos de llegar al hotel. Te dije que había habido un fallo en la reserva y que no quedaban habitaciones disponibles. Siempre hay elección. Siempre. Y yo elegí apostar por nosotros.

Y lo conseguí. Conseguí volver a enamorarme de ti. Esta vez para siempre.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies