Signo editores / Literatura a Mil

Escuchando al silencio (Marta Marco Alario)

Comparte este post

Cuando los estorninos revoloteaban en el fondo de su fiebre, hacía como ese músico de Bécquer que se empeñaba en codificar el canto de esos muertos errantes al lenguaje musical. Y le resultaba imposible. Apretaba los ojos queriendo acallar las voces de su alma para solo oír el revuelo de aquellos pájaros que anidaban en ella. Y le era imposible. Al golpear la letra de hierro contra el papel quedaba una mancha que se desdibujaba. Presa de un nerviosismo ritual, siguió codificando gráficamente los sonidos del alboroto.
Y no se dio cuenta hasta llegar al final de que aquellos estorninos, en el lenguaje de la enfermedad, le estaban descifrando el idioma de la libertad. Y era luz. Y olía a nubes.

23 comentarios

Angelina 14 junio, 2016 Responder

Es un cuento precioso. Lleno de ternura y de calma. Ojalá algún día logres tu sueño y puedas publicar tu propio libro, lleno de estorninos y de mirlos.

    Marta 15 julio, 2016 Responder

    Gracias, Angelina, ya me dirás quién eres, porque me conoces…

María Lopez 14 junio, 2016 Responder

No he encontrado ningún libro de esta escritora. ¿Tiene alguna publicación que pueda comprar?
¡Me encanta su estilo!

    Marta 15 julio, 2016 Responder

    Esta aficionada no ha publicado nada, María. Ojalá.
    Gracias.

Quien bien te lee te dará la oportunidad 15 junio, 2016 Responder

Quien no vea en ti una gran escritora, está ciego. Ernestina, Concha, María, Zenobia, Josefina, Pilar y todas esas escritoras a las que tú siempre defiendes y dedicas tiempo en tus clases sufrieron el “silenciamiento” y el castigo al ostracismo. Este siglo XXI parece haber cambiado poco. A ver si alguien te da la oportunidad que tanto te mereces y el negocio editorial se dignifica y te dignifica. A ver si sales de tu rincón de Facebook, porque eres grande, y esa red se te queda pequeña. En una ocasión, durante un café, dijiste que no sabrías tasar “eso que haces”, ese arte, y no es cuestión de tasarlo, es cuestión de que recibas una compensación moral por ofrecernos tanta belleza. Es cuestión de que tu nombre se coloque donde merece.
Suelo ser parco en palabras pero “me he venido arriba”.

    ANTONIO 6 julio, 2016 Responder

    Seguro que conoces a Marta mejor que yo, es por lo que se me escapa tanto arte y magnificencia,sin estar mal el relato,quiza encuentro demasiada presuntuosidad o si me perdonais no estoy dentro de su cabeza.
    Un abrazo,que nadie se me mosquee;por favor

      Marta 7 julio, 2016 Responder

      ¡Antonio, muchas gracias por tu crítica, hombre/mujer! Me dice “mi gente” que nos digas cuál es tu relato para hacerte la crítica a ti pero sobre todo… para votarte si les gusta 😉

    Marta 15 julio, 2016 Responder

    Sigo sin saber quién eres y es evidente que me conoces. Ya me lo dirás.

Brujo. 24 junio, 2016 Responder

Haces magia.

    Marta 7 julio, 2016 Responder

    Muchas gracias.

Antonio 11 julio, 2016 Responder

Hola Marta,soy Antonio,lo mas seguro es que ya me hayas votado,al igual “que tu gente”…si es que han guardado algun voto ,para los aficionados-advenedizos,como yo.
No obstante tambien te digo que no esta mal,lo cual tal y como esta el patio yo me lo tomaria como una buena critica.
Si te parece te mando alguno, y compartimos diferencias y coincidencias.
Un abrazo ,vamos charlando y suerte.(Me pareces muy interesante).

Martin 13 julio, 2016 Responder

Muchas palabras complejas para no relatar historia alguna. Me extraña alcance tantos votos, a menos que al concurso lleguen manos amigas.

    Marta 14 julio, 2016 Responder

    Tu comentario es muy feo por diferentes motivos:
    1. No existen las palabras complejas sino las mentes que no las conocen. Búscalas en el diccionario y desharás la complicación.
    2. Sí se relata una historia. Eres tú quien no la ha entendido.
    3. ¿Por qué te extraña que alcance tantos votos? Es muy sencillo: tengo gente que me quiere y me vota, ¿o es que en las bases ponía que mis seres queridos no me podían votar? Además de que hay gente a la que sí le gusta la historia narrada.
    Por otra parte… es muy osado por tu parte cuestionar la calidad de los relatos que participan (es evidente que te dedicas a hacerlo con los que están dentro del ránking) y sobre todo… ya estás poniendo la tirita antes de la herida: ya dices que si este relato ganara… sería por una “mano amiga”. ¿Tu relato… no va a ganar porque no tienes manos amigas o porque eres tan malo que te tienes que dedicar a desacreditar a los demás?
    Muy feo, querido rival, muy feo esto que haces. Muy sucio. Acusas a los demás sin pruebas. Dedícate a escribir relatos y deja la crítica para los que saben, anda, ” salao”.

    Y hay otros dos relatos más dentro de los cuarenta más votados; busca, lee y vota. 😉

      antonio 17 julio, 2016 Responder

      Muy buenas…a todos-as
      …no te mosquees ,es peor y das carnaza ,deja opinar al personal,que yo sepa simplemente dice lo que piensa ,no es para tanto,de todas formas supongo que a mi tambien hay gente que me quiere ..y no la pondria en la tesitura o el compromiso de votarme ,su amor me lo demuestran de otras maneras…ademas soy asi de discreta-o a la par que timido-a y humilde-a,
      Un abrazo a todos los participantes y a los que los quieren…o nos quieren

Adán 13 julio, 2016 Responder

Este está majo y es de los pocos que he leído que no tiene faltas de ortografía.
¿Se muere?, ¿se vuelve loco?, ¿se vuelve cuerdo?

    Marta 14 julio, 2016 Responder

    Final abierto. Lo que más te guste.

davidlara 14 julio, 2016 Responder

Interesante relato. Ni caso a las críticas poco (o nada) constructivas. Tienes un estilo muy personal y eso es de agradecer y admirar hoy en día. Da gusto poder competir con personas de tu nivel, siempre aprendemos algo nuevo los que somos unos novatos en este mundo. Suerte.

    Marta 15 julio, 2016 Responder

    Muchas gracias a ti por tu educación. No me molestan las críticas; ojalá se hubiera hecho crítica del relato y sirviera para aprender; me molestan estos tipos que se dedican a desacreditar a los participantes. Creo que no hay que ignorarlos sino dejar en evidencia su falta de escrúpulos e idiocia.
    Por otra parte, ¿cuál es tu relato? Me gustaría leerlo.
    Un saludo.

      davidlara 16 julio, 2016 Responder

      Puedes estar tranquila no soy ninguna competencia 🙂 A penas me enteré de este concurso hace un par de semanas. Envié tres relatos pero uno parece haberse quedado por el camino, aún sigo sin saber el por qué la verdad. Los que hay colgados los titulé “Cosmonauta” y “¿Cuánto pesa el cadáver de una mariposa? “. Un placer para mi que saques algo de tu tiempo para leerlos y darme tu opinión con el fin de seguir mejorando. Aunque ya te advierto que no tengo ningún tipo de formación, además de una escasa (y algo lamentable) cultura literaria. Como ya dije soy un simple novato. Saludos.

Irene 16 julio, 2016 Responder

Magnífico relato.
Lleno de curiosidad (para los que nos adentramos poco a poco en el mundo de la poesía), lleno de magia, como dice mucha gente en los comentarios.
No sé a qué cuerpo te habrás acercado para formar este maravilloso idioma.
Gracias por hacernos sentir que la poesía es un sueño, y los poetas, vida son.
Y sobretodo, ¡Gracias por hacernos disfrutar de tus letras, Marta Marco!
Un besazo.

    Marta 16 julio, 2016 Responder

    Mi pequeña Irene; no me cabe la menor duda de que eres tú.
    Ser profesora de alguien como tú es maravilloso por todo lo que me enseñas. Da igual que sea García Montero o Garcilaso, Marisa Peña o Machado… los enriqueces a todos con tu don y tu curiosidad.
    Gracias por tanto, como decís vosotros, trovadora de b(v)e(r)sos. Ojalá el destino y el sistema nos vuelvan a unir.
    Recuerda, serás lo que quieras. 😉

Arturo 16 julio, 2016 Responder

“Los perros ladran…”. Es lo que sucede cuando algo bello despierta envidia. Debería despertar la admiración y el comentario cordial (en caso de gustar) como el de Angelina, María, Adán o la crítica noble, pero no el ataque ruin de quien se siente perdedor. Garbanzos negros en todos los cocidos.

EDUCEJIM 17 julio, 2016 Responder

Siento no ser uno de tus amigos y admiradores/as. Me encanta tu sensibilidad expresando esa prosa poética. No estoy seguro de que me guste ese estilo de contar historias. De todas formas enhorabuena.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies