Signo editores / Literatura a Mil

Esas jaulas que supimos construir (Alicia Giordanino)

Comparte este post

Mi hermano dice que su profesión es solo de un “ganapán”. Está exiliado en un pueblo perdido donde no llegan los medios de transporte. Es un médico rural humilde como la misma tierra. Cree en el cooperativismo y en la solidaridad. Un día llegó un ministro a su consultorio y le ofreció una gran suma de dinero para que le pasara la receta de su fórmula de vida. Trajo al ejército y a unos cuantos policías. Con una pistola lo increpó. Mi hermano fue a buscar a un viejo y a un niño y le dijo que ahí estaba el secreto, en la punta y en el final del camino. Entienda usted lo demás, señor ministro, e invierta el dinero que trajo en mejorar las necesidades de su pueblo. El político se fue triste sin comprender nada. Apenas si pudo rozarse con una flor en la avenida donde los lapachos tejen alfombras, pero tampoco sintió su aroma ni vislumbró el cantar de los pájaros que le abrían la jaula.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies