Signo editores / Literatura a Mil

Esa noche (Ana Alicia Guillamondegui)

Comparte este post

El teléfono sonó en la madrugada. Cuando llegaron los atendió el comisario. Al salir de su oficina cruzaron el hall sin ver a nadie.
Caminaron hacia la calle abortando abrazos y enmudeciendo frases, sin tocarse.
Afuera el amanecer pegajoso y frio. Subieron al auto que dobló en cualquier esquina y tomó una recta. Él apretó el acelerador. Ella se abandonó sobre el asiento, mientras su útero se estrangulaba en una contracción.
Los dos ansiaron la muerte de ese dolor recién nacido, el estallido y la vaga ilusión del reencuentro.
De pronto ella se incorporó, arrancó la llave del contacto y le dijo -Tenemos otro hijo que nos espera en casa.
El auto se detuvo lentamente y el llanto se hizo aullido en brazos del otro.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies