Signo editores / Literatura a Mil

Envidia (Samuel)

Comparte este post

Sin prestar atención a nada más, avanza. No le preocupa la meta, sabe que está ahí. Continúa con paciencia poco a poco, unas veces más deprisa, otras más despacio. Sigue el camino cuando lo tiene que seguir y se detiene con calma cuando menos prisa tiene. Y pese a todo, está claro que va a llegar. Ojalá tuviera yo la determinación de esta pequeña gota escurriéndose hacia el culo de la botella.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies