Signo editores / Literatura a Mil

Dos que no se miran (Álvaro Morales)

Comparte este post

Apagaron la luz. Poco a poco todo fue quedando en silencio. Colette y yo nos miramos furtivamente. Una vez más, fuimos acercando nuestros labios, milímetro a milímetro. Ya sentía el calor de su aliento, anhelaba su sabor, su olor a rosas silvestres que me recordaba la época en que éramos felices, y libres. Sentí el temblequeo de sus labios, el soplido de su respiración. Entonces escuchamos un ruido en la vecina galería. Nos fuimos separando poco a poco, con la resignación que da la costumbre. Cuando entró el guardia ya estábamos inmóviles, cada uno mirando en direcciones opuestas. Yo miraba el Rembrandt a mi izquierda. Ella el Callini a su derecha.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies