Signo editores / Literatura a Mil

Don Pedro Pérez tras la muerte del bueno de don Alonso Quijano a un hombre postergado (Balthier)

Comparte este post

Hallábase el párroco Pedro Pérez recostado en la poltrona en que, evocando tiempos mejores, tenía a sus brazos, ya leído, un ejemplar de la adaptación de las crónicas de su buen amigo Alonso Quijano, fenecido tiempo ha.
«¿Qué opina usted, don Pedro?» Preguntó la figura calva que lo acompañaba.
«A fe mía, don Miguel, porto sobre mis rodillas la obra más sobresaliente que pudiere ser escrita jamás; de haber deleitado antes aquésta, seguro resulta que hubiera hecho prender cuanto tomo poseyó Alonso, que superfluos serían a la literatura» Contestó el cura al manco anciano.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies