Signo editores / Literatura a Mil

Domingo (María del Mar Abad Jara)

Comparte este post

Mañana de domingo convulsa. Tarde de domingo febril. Meses de delirio no sirvieron sino para tener nada más las certezas desgastadoras del no.

Domingo de algazara. Festivo de ruido y de nueces sin abrir. Un enjambre de ofrendas persiste en los tocados de primavera y emploma el cielo de trinos manidos y de verbos sin acción.

Voluntades rotas crispan el aire.

Pies recorren el camino, y lo descorren indecisos antes de llegar. De nuevo avanzan; rozan el umbral. Cosquillas punzan un vientre a la espera del encuentro. Minutos apenas son instantes.

Endeble esperanza sostiene el sobre: cae en la urna.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies