Signo editores / Literatura a Mil

Dolce Vita (Marta)

Comparte este post

– ¿Estás bien?- dijo él observándola atento.
– Un poco mojada – respondió ella. – Tengo frío.
Él miró a su alrededor. Si pudiera llegar a esa servilleta…
– No te preocupes- insistió ella- ya sabes cómo empieza esto. En unos minutos no quedará de mi más que tu recuerdo.
Él se quedó pensativo. Era cierto, maldita sea. Siempre lo mismo. Se miró a sí mismo de reojo. Aún se mantenía íntegro, cosa rara en ese antro de carretera. Se sentía la piel agrietada y seca.
Suspiró y se arrastró como pudo al lado de su compañera, que ya empezaba a desmoronarse. Al menos no se sentiría sola. El final era el mismo para los dos, tarde o temprano.
– Shht, se acerca otra vez. Disimula- dijo ella.
En dos bocados la magdalena desapareció junto al café con leche y el pobre cruasán volvió a quedar, un día más, intacto y apesadumbrado en el plato.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies