Signo editores / Literatura a Mil

Disfraces (Maximiliano Sacristán)

Comparte este post

Cuando se abrió la puerta de calle, el repartidor descubrió a una mujer joven disfrazada de un Papá Noel veraniego: con muchas transparencias que dejaban entrever una sensual lencería de encaje. Él se dijo “cuidado con lo que haces, te están filmando”. Conteniendo la risa, ella le indicó que dejara la pizza sobre la mesa, que ya le traía el dinero. Mientras él aguardaba, de pie en la entrada, descubrió a otra joven que, con la puerta entornada del baño, dejaba verse duchándose. Volvió a decirse “es una trampa, alguna cámara hay escondida”.
La mujer regresó con los billetes. Le costaba no reírse. El repartidor, serio, agradeció, saludó y salió. Al subirse a la moto se dijo que en un 24 de diciembre estas cosas podían ocurrir: en época de fiestas se hacían muchas tonterías. Antes de arrancar se reacomodó la pistola en el cinturón y deseó que en la próxima “entrega” pudiera al fin cometer el asalto. Al fin y al cabo, había recuperado el costo de la pizza. Aún no el del disfraz de repartidor.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies