Signo editores / Literatura a Mil

Ding dong (Daniel Henares Guerrero)

Comparte este post

Abrí la puerta y estaba oscuro. Encendí la luz del pasillo y allí estaba la criatura. Me quedé mirándola, paralizado.
Era un ser esférico, con delgadas extremidades que lo mantenían en equilibrio sobre el suelo. A cada lado del tronco tenía plegadas dos alas membranosas. Su rostro era aterrador: Tenía cuatros ojos triangulares formando una especie de rombo y bajo el inferior nacía un tentáculo que se dividía en varios más. La cabeza se agitaba de forma gelatinosa y expulsaba un humillo fétido.
-Hola ¿Es aquí la fiesta de disfraces del señor Howard? –Balbuceó el ser.
Intenté mover la cabeza de izquierda a derecha, creo que pude.
Sin añadir nada más la cosa se giró y bajó las escaleras con un sonido que daba grima. A mitad del camino, la luz, que era automática, se apagó. Entonces escuché un escurrirse con tropezones, hasta un chapoteo final y un grito ahogado que me hizo reaccionar. Cogí el cuchillo jamonero y me metí debajo de la cama durante dos días.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies