Signo editores / Literatura a Mil

Día de asuntos propios (Esther Murillo Cano)

Comparte este post

Leo paseaba despreocupado, pensando en sus cosas, aprovechando el día libre que tenía para resolver gestiones pendientes: «Ahora iré al banco, después a llevar el coche al taller y, luego, al médico; aunque quizá fuera conveniente ir a esto primero», se decía, mientras tocaba con cuidado la zona dolorida de su cabeza. De repente, advirtió que tenía sangre en la mano y se sentía algo mareado, hasta dudaba de si se encontraba en pie o no. Observó entonces que su ropa estaba rasgada, su coche empotrado en la entrada del banco y que él yacía en el suelo, junto a una bolsa llena de billetes, y a los pies de un policía que le apuntaba con su pistola humeante.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies