Signo editores / Literatura a Mil

Desaparición en la biblioteca (Carlos Esteban Sisiani)

Comparte este post

El agente policial cercó todo el perímetro de la biblioteca. Cuando llegó la prensa explicó: “La persona se encuentra desaparecida, hasta que no se resuelva el caso la institución permanecerá clausurada”. La bibliotecaria, aún en estado de shock, declaró que el lector se encontraba revisando la sección de literatura latinoamericana cuando desapareció.
A los pocos días, la empleada volvió a la institución por sus cosas. Escuchó un fuerte golpe y volteó su vista hacia las estanterías, en ese momento, vio aparecer nuevamente al lector perdido.
“Le pido disculpas, perdí la noción el tiempo”, explicó el hombre mientras se tomaba la cabeza. “Cuando Aureliano Buendía II me pidió ayuda para descifrar los pergaminos de Melquíades, fue imposible negarme”, le relató a la mujer que no salía de su asombro por lo que estaba escuchando. Aun así, le pidió que la acompañe a explicar lo sucedido ante la policía. El lector se negó. “No me creerían”, le dijo y volvió a desaparecer entre las estanterías.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies