Signo editores / Literatura a Mil

Derribo (Marisa Costa)

Comparte este post

Mucho tiempo existió sin sentir.
Cambió su nombre para vivir donde no pertenecía
Abrazó creencias que domesticaron su femineidad.
Llenó eternas y monótonas horas de rezos vacíos.
Despertó en las madrugadas para hincarse frente a la voluntad de otros.
Desangró su corazón en absoluta soledad.
Se perdió a sí misma, su útero lloró gota a gota el niño que no cobijó.
Y entonces su alma le gritó que allí no estaba Dios.
Derribó con sus manos el muro del convento donde había pasado tantos años.
Encontró el sol y un propósito.
La música y las palabras celebraron su bautismo.
Abrazó a sus padres y les perdonó el mundo que habían soñado para ella.
Sintió que estrenaba inocencia en su carne de mujer.
Y se prometió pagar el costo de mudar de piel,
y juró que en la próxima esquina hallaría un amor
y con la pasión corriendo por sus venas, llenó de sonrisas su nuevo corazón.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies