Signo editores / Literatura a Mil

Él (David Rey Fernández)

Comparte este post

Él, cuyo cráneo golpean hoy las olas, consagró su existencia a la belleza, porque intuyó que ninguna verdad habitaba más allá de sus márgenes. Y en esa sed de luz, se quedó ciego.
Pensaba que la vida, como el canto —lo dijo Dylan Thomas—, “es un acto de fuego y de cima”, y al sentir que le estaban vedadas todas las montañas, lanzó sus palabras como teas encendidas sobre los bosques y los mares. Sus palabras precipitándose como las saetas de un último arquero en pie sobre la guerra, pero herido de muerte; sus palabras abalanzándose como la perdida bandada de las aves que comprenden que nunca llegarán a ningún puerto y que no hay mayor gloria que la de morir cantando. Sus palabras incendiando los bosques y las olas. Su obra: pira inmensa, donde el hombre es silencio, es ceniza y es humo, pero a veces también, llama, único faro encendido en la noche del mundo, porque toda la luz que queda está en el fuego.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies