Signo editores / Literatura a Mil

Culpable (Carlos Valenzuela)

Comparte este post

Apenas podía respirar el aire fétido. Sintió que se ahogaba en aquel mar de gente. La turba, sin embargo, parecía hallarse en el sendero del éxtasis, absorta con la visión del sangriento espectáculo. Tan solo los sentidos le advertían que no se hallaba en un sueño, que no se hallaba entre espectros.

Cuando la cuchilla culminaba su labor, los rugidos le mostraban que los hombres se habían rebajado a la categoría de bestias. Pero hombres eran, al fin y al cabo, los que con sus actos y dejaciones habían precipitado aquel julio sangriento. Y él, era más culpable que quienes le rodeaban, pues su cobardía ante el comité había conducido a tantos inocentes al patíbulo. Pero al menos, se conformó, no era uno de los ejecutados. Los había traicionado, pero se había salvado.

Aquel caluroso día de finales de agosto era sofocante, pero el aire limpio entraba en sus pulmones con fluidez. Contempló a la masa antes de hincar las rodillas en el suelo y ofrecer su cuello al cortante acero.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies