Signo editores / Literatura a Mil

Cuestión de tiempo (Paulo Neo)

Comparte este post

Ernesto no se quería morir todavía. Y eso que su cuerpo, demolido por la vejez y la enfermedad, era apenas un bultito bajo las sábanas del hospital. Hacía varios días que no comía y ya no se le escuchaba la voz. Elisa y Fer, esposa e hija, se turnaban a su lado día y noche. Sin ningún pronóstico favorable, era uno de los casos donde la muerte es un alivio digno para todos. Pero Ernesto no se quería morir, todavía. Hace algunas semanas, le escribió un par de indicaciones a la nena. Fer entendió aquello como lo que era: el último deseo de un moribundo. Días después, Elisa se cruza con Vicky, más joven, más esbelta, en el pasillo. Esposa y amante se miran sin odio, más bien con algo de compasión mutua. Esa misma noche murió Ernesto.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies