Signo editores / Literatura a Mil

Cuentos con magia (Jorge Laguarda)

Comparte este post

Le llamaban Maluca, lo acompañaba un perro y contaba cuentos. Nunca ocultó su condición de mendigo y paseaba por los senderos ostentando orgulloso su bolsa llena de agujeros colgada a la espalda y unas viejas zapatillas de diferente color. Sus historias acunadas en oídos de niño fertilizaban la imaginación, siempre tenía una isla que regalar con su tesoro escondido y a un príncipe encantado en forma de locuaz batracio que con su verbosidad persuasiva y gracia al hablar, a más de una niña hizo reír y suspirar. Siempre lo esperaban a la hora del ocaso, y era en ese momento mágico que contaba sus cuentos con los niños en torno a él, todos ellos en el más absoluto silencio. Su edad era la misma que el paisaje, y en su cálida voz se alojaba la suavidad de un arrullo. Le llamaban Maluca, lo acompañaba un perro. Tres atardeceres faltaron a la cita, el cuarto, vino a visitarnos sólo su perro trayendo entre sus dientes una zapatilla de Maluca, no era la roja, era la derecha, de color amarillo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies