Signo editores / Literatura a Mil

Fluoxetina (Dagoberto Espinoza Chávez)

Comparte este post

Era temprano en la mañana y en la farmacia no había público, salvo la mujer que apoyaba el codo sobre el mesón y con la mano sostenía su cabeza. Vestía bien y de seguro se dirigía a su trabajo, muy arregladita. “Es que no puedo vendérselo sin receta, señora”, escuché decir a la dependienta, “son antidepresivos controlados”, agregó, compasiva.
La mujer paseó la mirada por todo el recinto, luego se dio la vuelta y se dirigió a la salida, con un aire de desamparo que daba pena. Pero aún así logré reconocerla. La observé hasta que alcanzó la calle, a paso lento. Luego me acerqué al mesón.
De vuelta en casa, me preparé un té, un par de huevos, me volví a acostar, me tomé el medicamento para la presión y prendí la tele. La mujer ya había llegado a la estación televisiva, vestía de otra forma, e inició su segmento de ayuda a los desamparados, tarot incluido. Sonreía.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies