Signo editores / Literatura a Mil

Cortando (Mariajosé)

Comparte este post

Escribía relatos cortos y me pagaban por ello. Luego me pasé a los microrrelatos; pequeñas narraciones con un principio y un final que no deben superar las doscientas palabras, y me siguieron pagando. En proporción, si contaba las palabras que había escrito y la pasta recibida, el microrrelato estaba mucho mejor considerado. Así que me pasé a los haikus, poemas breves, ideas muy sintetizadas, y me volvieron a pagar. Ahora ya sólo escribo palabras, o sea, enumero cosas que veo, nada más. A veces dos palabras, otras veces tres… Por mi último escrito me han pagado un pastón: tijeras.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies