Signo editores / Literatura a Mil

¡Corre Ana, corre! (Rosa Aimeé Irizarry)

Comparte este post

Mamá Inés había muerto y la gran casona se sentía tan sola y vacía.

— ¡Vamos a hacerlo!— me dije armándome de valor, agarré la enorme bolsa plástica de basura negra y caminé hacia el ático.

Era un espacio oscuro y el olor a humedad y a polvo era casi asfixiante. Mis manos tropezaron con una cadenita que colgaba del techo y que al halarla se hizo la luz luego de un ‘clic’.

Al otro extremo del ático había un baúl antiguo de madera. Estaba repleto de cosas viejas y recuerdos de la abuela: su vestido de novia, un álbum de fotos y un sobre amarillento que contenía una carta adentro. Yo la leía sosteniéndola en mis manos temblorosas.

‘Querida Ana… si estás leyendo esta carta… ¡Corre! ¡Está detrás de ti!’

Solté el papel y el sobre aterrada y al girarme algo me golpeó en la cabeza. Entonces, la oscuridad me envolvió con su dulce manto.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies