Signo editores / Literatura a Mil

Como tú (Pilar María Poyatos Romera)

Como tú. Hablando con letras Comparte este post

Se llama Marta. El mismo nombre que indicaba el santoral el día que nos conocimos. El mismo nombre que pronunciaron tus labios aquel verano que apareciste en mi vida, haciendo que mi vida apareciera y resurgiera con más fuerza que nunca.
Se llama Marta, tiene ojos avellana y tez blanca. Avellana como el café de tus ojos al despertar. Blanca como la tela de seda que habría rozado tu piel con tal delicadeza que mi “Sí, quiero” hubiera acabado teniendo otra connotación.
Se llama Marta y ha heredado de ti la misma constelación de pecas en la mejilla derecha. Eso sí que es luz y no lo del cielo.
Se llama Marta, y desde aquí la veo jugar con otros niños en el parque, con esos hoyuelos tan tuyos al sonreír, mientras grita y grita de alegría sin parar. Igual que tú (pero no de alegría) cuando decidiste que necesitabas perderme para encontrarte…
Se llama Marta.

Y habría sido preciosa.

Como tú.

6 comentarios

yo 5 julio, 2016 Responder

No entendí el final. ¿La niña se murió o al crecer se puso fea? ¿O Marta mató al narrador y después se murió la niña, o fue fea al crecer?, o Marta dejó al narrador para encontrarse a sí misma?

    DESIREE 14 julio, 2016 Responder

    Hola ,TU.
    Muy buena tu critica,lo digo en serio,sin piedad como tiene que ser.
    Me pondría mgollon que pusieras las pilas a mi relatillo,”penumbras de vida”.
    SALUD

ivanb.hernandez 7 julio, 2016 Responder

Es una niña hipotética. Eso entiendo yo. Felicidades, uno de los relatos con más sentimiento que he visto aquí.

P. 8 julio, 2016 Responder

Querid@ “yo”:

¿Sabes? Una de las cosas que más me gusta de escribir es la libertad absoluta que trae consigo. Hoy pones una “F” por aquí, mañana una “A” por allá, y puede acabar incluso sonando a “SOL”. Vamos, que sobre escribir no hay nada escrito.

Pero lo mejor es que no queda ahí. Porque escribir siempre conlleva un lazo, una conexión invisible que une mente escritor-lector. Y de esta forma, te das cuenta que en ese “SOL” alguien puede oír un “LA” o un “DO”…y es que cada persona es un mundo. Y al fin y al cabo, leer también nos hace libres.

Con todo esto, mi recomendación es, si de verdad sientes curiosidad por saber quién es Marta, que lo vuelvas a leer, despacio, con calma, poniéndote en la piel del narrador y tratando de ver a Marta a través de sus ojos…”Como tú” es un relato de pequeños detalles, donde todo dice algo, y en nada, está dicho todo.

¡Suerte y un saludo!

P. 8 julio, 2016 Responder

Querido Iván:

Muchísimas gracias por tu comentario.
De veras, gracias.

¡Saludos!

Marta 13 julio, 2016 Responder

Entiendo que Marta habría sido el producto de ese amor acabado en caso de no haberse acabado por parte del que huyó.
Es bonito. Triste. Desesperanzador, pero bonito.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies