Signo editores / Literatura a Mil

Comiendo higos se han hecho amigos (Javier Palanca Corredor)

Comparte este post

Así, como por arte de magia, han comenzado a salir por los sumideros de las casas en domingos y fiestas de guardar, calamares verdes que tal vez sean comestibles, pero todavía nadie ha sido capaz de matar a ninguno mientras recitan a Gloria Fuertes.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies