Signo editores / Literatura a Mil

Chrysalis I (Frank Lucas)

Comparte este post

A la hora de la comida, recién salidas del peepshow, aún sudadas y en ropa interior, se reúnen ansiosas con él en el descansillo, a comer de sus tuppers y contarle sus penas. A abrirle el corazón y explicarle sus vidas como no lo hacen con nadie. Todas coinciden en el asco que les han cogido a los cerdos de los hombres, y lo diferente que es él a todos ellos. Es un ángel para ellas. Su padre, su hermano, el marido que nunca las ha amado. Acabado el descanso, ellas vuelven contentas, plenas, renovadas a sus puestos gracias a sus consejos. Entonces él, espera unos minutos, entra en las cabinas y, sin ser visto, las observa con fervor, y se masturba violentamente. Pensando en sus vidas, comprendiéndolas, amando su herida. A veces, fantaseando que es alguno de sus hombres, aquellos que no puede ser, los que no las aman; maltratándolas, violándolas. Después se limpia meticulosamente y vuelve renovado, pleno, contento a su puesto de trabajo, dispuesto a escuchar y ayudar a quien haga falta.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies