Signo editores / Literatura a Mil

Cesalora (Rosa Aimeé Irizarry)

Comparte este post

El sueño no hallaba posada en mi cuerpo aquella noche. La gélida brisa me acariciaba haciéndome temblar. Con cadencia mortuoria se mecían las cortinas mientras yo caminaba dando tumbos para cerrar la ventana. Una vez cerradas las persianas y de regreso a la cama, en medio de la oscuridad fue que la vi. Un grito se ahogó en mi garganta cuando aquellos ojos negros y vacíos se clavaron en mi alma. En su boca se dibujaba una sonrisa burlona y se asomaban sendas filas de afilados incisivos. Yo retrocedía aterrada, ella avanzaba amenazante. Sólo encontré la pared a mis espaldas. Aterrada cerré mis ojos. Me quebró un dolor punzante en mi piel y ella murmuró en mi oído, —Cesalora—. Afuera los canes aullaron.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies