Signo editores / Literatura a Mil

Certero (Sara Ojeda Vega)

Comparte este post

Me senté sola en mi habitación, con las ventanas y la puerta cerradas. Encendí el proyector y comenzó la película de film noir que tocaba ese fin de semana. El cansancio cerró mis ojos y el sueño me venció cuando aún los créditos iniciales aparecían en pantalla.
Un disparo me despertó. Un secundario acababa de morir. Me levanté, con el cuerpo dolorido por la postura. Al abrir la puerta, el sol de mediodía deslumbró mis ojos, dejándome ciega por momentos. Cuando todo debió haber vuelto a su color original, la realidad seguía gris. Y nada se movía.
Los relojes se habían parado, el viento no movía las hojas y nadie caminaba por la calle, observé desde mi ventana.
Inmóvil.
Volví la vista atrás. Sobre los cojines, una mirada atormentada seguía viendo la película de film noir que tocaba ese fin de semana.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies