Signo editores / Literatura a Mil

Celos (Carla Pérez)

Comparte este post

Isa conocía bien las consecuencias terribles que se sufrían en manos de personas celosas. Incluso había padecido los celos de su propia madre, terriblemente destructivos, que dolían más que los de cualquier otra persona. Siempre se cuestionaba qué había hecho para despertar celos en ella, si siempre había querido complacerla, hacer todo lo que ella quería para agradarle, pero al parecer no había alcanzado.
Pensaba en las veces que los celos la habían afectado a lo largo de su vida; recordaba la envidia que le tenían de niña, porque tenía todo; sus amigas adolescentes la envidiaban por los padres tan buenos que tenía; ya en la facultad sus compañeros la envidiaban porque no tenía que trabajar para pagarse la carrera.
Se preguntó si de eso se trataba la vida, de siempre mirar lo que tiene el otro, querer lo del otro sin pensar lo que cada uno es capaz de lograr, como en un estado de comodidad del cual no se quiere salir porque es más fácil envidiar que intentar conseguirlo por uno mismo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies