Signo editores / Literatura a Mil

Cantos de sirena (Beatriz)

Comparte este post

El desconocimiento no te hace invulnerable a la letra pequeña del contrato de la vida. Jugaba a ser héroe cuando tus ojos me convirtieron en mortal. Caí a tus pies. La bicicleta rodó por el asfalto. De fondo, tus gritos. Me dormí. En mi sueño, tú fuiste la sirena que llamaba a mi barco. Y yo, el hombre cuyo destino era convertirse en piedra. Desperté y fui a buscarte. Tú no estabas. Me alejé de tu ausencia y busqué el mar esperando la muerte. Sin embargo, acabé sobre la arena mojada de la desesperación. Llegué a la iglesia guiado por aquel sonido. Estreché mis manos rocosas en su cuello y lancé su cuerpo al mar. Aquel sacrificio fue mi tributo a los dioses. Hice resonar tu canto en aquel órgano. La música me transformó en el hombre de piedra.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies