Signo editores / Literatura a Mil

Un cacho de pan (Antonio Aguilar Martí)

Comparte este post

Estaba tan duro que el cuchillo gemía. “Solo has hecho dos trozos, Mamá, y somos tres”, dijo Amelia. Ni ella ni Vicentín tocaban el pan. “No seáis tontos –sonrió Mamá-. ¡Yo comí el mío en casa de la tía Melita!”. La niña lo aceptó y comió, pero esa noche lloró por miedo, frío y por un hambre que nunca acababa; lloró como volvería a llorar al cabo de sesenta años al escuchar a su nieto decir: “¡Joder, Mamá! La abuela Amelia es una plasta. Lo único que hice fue tirar a la basura un cacho de pan”.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies