Signo editores / Literatura a Mil

De boca abierta (Lucía Borsani)

Comparte este post

Solamente una vez sentí ganas de ir al dentista y fue movido por la curiosidad, luego de aquella llamada de su asistente en la que me proporcionaba una cita, sin escuchar mi “Debe haber un error, señorita” y despidiéndose con un “Lo esperamos, Vicente,” cordial y apurado. El colmo, concurrir a una cita para otro Vicente González, pero a mi edad pelear por teléfono es mucho menos saludable que caminar hasta el consultorio. En el camino fui elucubrando frases ingeniosas, todas con una sonrisa, para largarles al doctor y su secretaria cuando me vieran y se dieran cuenta del error. Se hizo corto el trayecto porque, ensimismado en mis pensamientos, pronto estaba adentro y fue el propio odontólogo— con un gesto que me hizo acordar a alguien— quien abrió la puerta. Todavía creo sangrar por las encías al recordar cómo me miró a los ojos, se sacó los guantes y susurró: “Quería verte, papá”.

2 comentarios

Elena 7 junio, 2016 Responder

Me encantó ,sorprende el final !

Greta 10 junio, 2016 Responder

Hermoso minicuento!Quede de boca abierta!

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies