Signo editores / Literatura a Mil

En bici a la escuela (Aída Borges)

en bici a la escuela. Hablando con letras Comparte este post

Dice el anuncio que el Country Club es el único lugar donde los niños van en bici a la escuela; no sé quién está equivocado, si ellos porque no han salido de su fraccionamiento o yo que no sabía que vivía en el Country Club.

Pedaleando a la escuela tomo una vereda que se ha formado a fuerza de neumáticos. Por el tránsito, en todo el trayecto se han hecho dos surcos pelones pero en medio el zacate se niega a morir. Temprano el sol me pega en la espalda, como una enorme linterna que me va guiando, mis oídos se llenan de despertares de pájaros y dormitares de grillos y la brisa me besa la cara haciéndome cosquillas, a veces abro la boca para comer un poco de brisa y quedarme con sabor a la mañana.

Antes de cruzar la avenida principal me detengo junto a Mario, un árbol de tamarindo que así se llama, no lo inventé, su nombre está calado en su tronco. Me bajo de la bici, miro a todos lados, me preparo y entonces ¡a correr! Que esto no es el Country club.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies