Signo editores / Literatura a Mil

Bares Adaptados (Cristina G.P.)

Comparte este post

Hoy he visto una tienda online que ofrece abridores para abrefáciles a tan tres euros.

La farmacia de mi barrio vende sobres en polvo para que te alimentes tres veces al día y pierdas peso en tan solo tres semanas. Los sabores son fresa, mango y chocolate.

Frente a mi tengo a una mujer con cara de idiota que está leyendo “Cómo no hacer el tonto por la vida”, y me pregunto, ¿será consciente de lo triste que me resulta?

Estoy cansada de la adaptabilidad de este mundo. Me hace sentir completamente

I-n-c-a-p-a-c-i-t-a-d-a

para sobrevivir.

Me hablan de aglomeraciones de gente, de fiestas ineludibles, puentes de obligada salida vacacional, contratos indefinidos, relaciones encorsetadas, cumplidos piadosos, primeras impresiones y me falta el aire.

A los marginados de este mundo flexible y adaptado siempre nos quedarán los bares para deficientes sentimentales. Y las resacas, todas las resacas de este mundo, que no quede un dolor sin anestesia sin bebernos esta noche.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies