Signo editores / Literatura a Mil

Baila rock, pasión y música (Valeska)

Comparte este post

Allí bailábamos, con el ritmo de aquella música. Su mirada estaba cargada del pasado, de ese pasado que no le dejaba mirarme tan profundamente como yo lo hacía.
¿Recuerdas nuestro primer concierto? Esa primera cita fue la que me abrió la posibilidad de quedarme aquí. Veníamos de tan lejos, él con sus sueños, con su largo cabello, con su guitarra en la mente y con el rock como pasión.
Uno de mis deseos es que podamos seguir en mil y un conciertos.
Recuerdo la larga fila de ese primero. ¡Qué tiempo tan corto y qué pocas posibilidades de oírle! La distancia de los auriculares nos proporcionaba una cercanía tan diminuta que sentía más su aroma que la canción.
¿Conoces este tema? –dijo él-.
¡Oh no, no sé de cuál me hablaba! Mis sentidos se habían centrado en la resonancia de su voz en mi interior.
Junto a ese mar de personas que esperaba ver la banda, cogió mi mano y me invitó a esa danza que no quería acabar, para así seguir creando un movimiento que nos uniría hasta estos días impensados.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies