Signo editores / Literatura a Mil

Automatismos (Laura Sala)

Comparte este post

Solemos discutir en la cocina y reconciliarnos en el salón. Los verbos relativos a cocinar nos ponen violentos. Cortar, pelar, triturar, amasar, picar, freír, trocear. Yo tiendo la ropa y tú picas las verduras. Cae agua del balcón de arriba y no quieres que cuelgue tu ropa. Yo sigo. Tú fileteas el pescado y te irritas. Yo extiendo tus manías. Fríes y te alteras un poco más. Pienso en buscarme otro piso, otro novio, fantaseo en otra vida con perro. Luego pasamos al salón y me pides un beso. Te digo que no me gusta el gruñón que hay en ti y tú me dices que no te gusta la hippy que hay en mí. Aún así, nos besamos. Los verbos relativos a relajar nos ponen dulces. Comer, sosegar, digerir, descansar, disfrutar, reposar, dormitar. Después te digo que a veces me gustaría encontrar a alguien y tú me pelas el caqui. Me gusta que no hagas caso de mis sandeces y te tomes la infusión embobado en una peli de James Bond.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies