Signo editores / Literatura a Mil

Astrolabio (Pilar)

Comparte este post

A veces encuentro un buen ángulo, una cuestión de ajuste perspectivo que canaliza la corriente, la pasión… me siento agradecida y recupero ligereza. Otras veces, sin embargo, reaparece la fuerza gravitacional de tu abrazo, el tiempo corpóreo de tu mirada… y vuelvo a sentirme electrizada.

Atrapada en el principio impositivo y persistente del placer, me resisto a encantarte, a conjurarte. Es así que he estrenado el verano con un vaivén contradictorio que oscila entre puntos de vista inestables.

Quizás opte por observarte con el astrolabio, como los navegantes que escrutan el firmamento, y calcule con precisión mi latitud respecto a ti. Quizás así comprenda el vacío entre los dos como distancia interesante, con el valor del ritmo de presencia y ausencia de los silencios musicales.

Un nuevo argumento compositivo de la cartografía emocional… la cadencia perfecta entre el vértigo abisal y la ligereza aérea, un ejercicio de perder profundidad y ganar altura.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies