Signo editores / Literatura a Mil

Asesino serial (Gabriel Falconi)

Asesino serial (Gabriel Falconi) Literatura a mil Comparte este post

El reo se dirigía en silencio por un oscuro corredor que lo llevaba hacia el lugar donde sería ejecutado a la vista de los familiares de sus víctimas. Su verdugo lo esperaba a la hora 10, a la hora que él siempre había elegido para matar, como así lo decía su largo y jugoso prontuario. Esta vez sería el reo el que moriría, como si fuese el último de una gran serie de crímenes impecablemente ejecutados. Ahí estaba el asesino, frente a las miradas que exigían justicia y nunca perdón. Ahí estaba, indefenso, como sus mártires frente a él.
Antes de llevar a cabo la sentencia le dicen al reo si quiere decir algo, si quiere pedir un último deseo. Responde que sí y sentencia a viva voz:
-No quiero morir en la silla eléctrica.
El verdugo accede a su petición y lo ejecuta a las 10, pero con un balazo en el pecho, con una precisión y destreza admirables, como sólo un asesino serial puede hacerlo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies