Signo editores / Literatura a Mil

Artrópodo (Dagoberto Espinoza Chávez)

Comparte este post

Acababa de cruzar el arco superior de la palabra Gregorio cuando lo vi. Avanzaba con increíble lentitud, en diagonal, hasta que alcanzó el minúsculo plano horizontal en que termina la patita ascendente de la G. Allí inició un sosegado desplazamiento observando el panorama desde esa suerte de mirador. Luego se dirigió hacia la palabra “sueño”, donde comenzó a moverse intranquilo de la s a la ñ en un sube y baja que apenas se distinguía, hasta que lo vi apoltronarse en la tilde de la ñ y descansar un rato en la convexidad (quizá tendido de espaldas, pero no podía saberlo). Reanudó su tarea y en la última línea se enredó con otra S, esta vez mayúscula, y el asunto se volvió dramático. Iba a dar vuelta la página cuando advertí que sobre la S de Samsa se había armado un torbellino: el diminuto bicho subía y bajaba por ella alborozado, recién enterado de que las palabras por las que había estado errando estaban contando la historia de un hermano mayor, merecidamente célebre.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies