Signo editores / Literatura a Mil

Amor a primera vista (Txema Pinedo)

Comparte este post

Despierto agitado por sus gritos, sus golpes en mi espalda, sus pisadas en la cara…
Despierto antes de tiempo, en contra de mi voluntad, así cada amanecer.

Nos conocimos un lunes por la mañana, a eso de las 9. La encontré en un hospital, desnuda, sangrando sin heridas. Estremeciéndose angustiada, como si no entendiera nada.
Desde entonces jamás nos hemos separado. Al principio yo le hablaba y ella ni me miraba.

Pasamos años sin mantener una conversación fluida, pero no importaba.
Hoy es el día en el que me cuenta sus cosas y yo desatiendo, porque me pierdo en su mirada, en ese gesto nervioso al sonreír, pase lo que pase.
Me da su mano y yo le cojo el brazo. Quiere que le acompañe, y eso es algo que haré siempre.

Sus pasitos, correteando por el pasillo terminan en mi cama. Sobre todo, los fines de semana. Amar es madrugar sin necesidad, aunque sea para ponerle los dibujos y quedarme dormido después en el sofá.

Nos conocimos hace casi ya 3 años. Ella no era la única que lloraba.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies