Signo editores / Literatura a Mil

Alimañas (Iria)

Alimañas, Ali. Hablando con letras Comparte este post

¡Tú no eres mi líder! dijo una de las alimañas de la arpía

Todas las avestruces se quedaron estupefactas. Comenzaba el linchamiento.

¡Qué repugnante e injusto era aquello! pero las avestruces decidieron meter la cabeza debajo de la tierra para hacer que no veían aquel destrozo.

La arpía buscaba piedras para poder lanzar y se las daba a sus alimañas para que las tirasen por ella mientras se relamía sus dientes podridos con una sonrisa en la comisura de sus labios purulentos.

La comadreja aprovechaba para cizañear contra las presas, mientras la arpía estuviese de su lado podría hacerlo y salir impune.

Durante un rato machacaron e hirieron a las presas pero estas pudieron escapar.

Así que la arpía, las alimañas y la comadreja tuvieron que empezar a morderse entre ellos porque el mal cuando no tiene enemigos nobles a los que atacar, termina por dañarse a si mismo.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies