Signo editores / Literatura a Mil

Ahora vengo (Lorenzo David Rubio Martínez)

Comparte este post

Una mañana durante la posguerra, la joven Engracia Valdés madrugó, como siempre. Pero esta vez, envalentonada, dejó las tareas domésticas a medias y, sigilosamente para no despertar a su esposo, se marchó de casa con lo justo. Anduvo hasta la estación y subió al primer autobús que partía hacia un recóndito destino. Sin remordimientos, abandonó su retirado y atemporal pueblo en la montaña donde nunca sucedía nada. No dejó huella de su paradero. Donde quiera que estuviese vivió sola. Frígida. Recluida. Cincuenta años después, vieja, arrugada, enferma, regresó. Quiso saber si había sobrevivido al cabrón de su marido. Tocó la puerta de su antigua casa. El ruido despertó a su esposo, que abrió con el puño en alto. “Nunca más salgas a la calle sin llaves y menos aún dejando la casa a medias”, le gritó sin importarle el estado precario de salud ni las arrugas de su mujer. Él estaba igual de joven que cuando Engracia se marchó. No había cambiado.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies