Signo editores / Literatura a Mil

Agosto (Paloma Martínez Beltrán)

Comparte este post

Era agosto. Recuerdo mucho el mar, pero no un mar cualquiera, aquel que me acariciaba, que rozaba mis piernas y mi pecho mientras tú, desde la orilla, mirabas y te quemabas los pies al tocar la arena que el Sol calentaba.

Aquel mar sigue existiendo, un nuevo agosto ha amanecido, la arena sigue ardiendo y yo visito aquel lugar que ya no nos pertenece. Sola. El aire huele igual, la espuma del mar roza la piel de mis brazos. Ya no es la misma que tú tocaste aquel día. Porque soy como una serpiente, un lagarto que deja a su paso pedazos de sí mismo. Soy una estrella de mar que ha perdido una pata pero que sobrevive, que regenera sus miembros, que vuelve a caminar bajo el agua esmeralda del agua que un día fue nuestro hogar. Y las pecas siguen viviendo en esta piel. No sé si recuerdas aquella pequeña cerca de mi pecho izquierdo. Ahora tiene compañía, una más pequeña y más rosada que la escolta. Nació cuando te marchaste, tal vez quería hacerle compañía a su hermana ahora que tú ya no estás.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies