Signo editores / Literatura a Mil

Agonizante (Miriam Bertos)

Comparte este post

Suspiré bajo el cielo llameante, y sentí que con el sol me iba yo.
No había vuelta atrás, mi vida resumida en un atardecer.
La chispa de mis ojos se apagó hacía tiempo, y con ella iría mi corazón.
Recordé los susurros entre sábanas, los besos furtivos en el portal donde me hallaba y los “te quieros” que callé por no meter la pata.
Lágrimas turbias recorrían mis mejillas hundidas por los años.
Quería huír pero a mis piernas no les quedaban fuerzas para levantarse de la silla a la que estaban sujetas. En ese momento agradecí el aire que pasaba a través de mis pulmones, el pajarillo que cantaba y la noche que comenzaba a cerrar el cielo.
Nunca antes me sentí tan libre, maldije una y otra vez cada minuto desperdiciado, cada sonrisa echada por tierra. Pretendía pillar los recuerdos, aferrarme a ellos, pero se escapaban, tan resbaladizos cómo un pez y tan borrosos como la vida.
Agonizante cerré los ojos para no volver a abrirlos y sumergirme en la gran pesadilla del hombre. La muerte.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies