Signo editores / Literatura a Mil

Actividades en familia (Judith Bosch)

Comparte este post

Desde que empezó el año, cada vez que se paraba delante de un espejo, oía la voz de su abuela, susurrando en un tono dulce, casi infantil: «agarra una sierra de mano y córtate las piernas». Decidió aguantar hasta julio. El primer día de vacaciones vendió la moto y anduvo cuarenta kilómetros de carretera hasta la casa del pueblo.
—¿Qué haces aquí? —preguntó la madre al verla aparecer —. Este sitio en verano es un puto horno.
—La abuela y su humor negro… ¡No puedo vivir así!
—Lo sé. Tu padre y yo tampoco lo estamos pasando bien. Cada vez que nos miramos en los espejos la oímos decir: «arrancaos los deditos con unas tenazas y arrojadlos por la taza del váter».
—¿A mi hermano también le ocurre?
—Sí, con él le ha dado por los brazos, claro, no podía ser de otra forma.
—Os dije que muerta iba a dar más problemas que viva. Y, por supuesto, hacerlo entre todos fue la peor idea posible.
—¿Y qué propones?
—Hay que desenterrarla y volverla a montar.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies