Signo editores / Literatura a Mil

Brujas (María Marcela Scelza)

Comparte este post

“Yo no creo en las brujas”, sentenciaba entre risas mi prima Claudia. Mientras terminábamos de jugar a la canasta, Mercedes recogía las tazas y los platos sucios. Sabrina se apresuró a decir que ella tampoco, pero que, por las dudas, nunca dejaba las tijeras abiertas arriba de la mesa y guardaba prolijamente las agujas en el costurero, no sea cosa que a algún espíritu travieso se le ocurriera jugar con objetos peligrosos. “Pavadas, puras pavadas”, dijo Mercedes, mientras yo miraba cómo mi tapado azul se levantaba las solapas, se escurría silenciosamente del perchero y salía como un educado caballero inglés por la puerta principal.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies