Signo editores / Literatura a Mil

Lecturas (Fernando Kosiak)

Comparte este post

En torno a la estatua caían los edificios y se alzaban nuevos, llenos de vidrios y metales y sin tanta mampostería y ornamentos que sólo servían para reunir palomas. Los años pasaban y las calles a los lados de la estatua se ensanchaban, cambiaban sus nombres según el gobierno, se ensombrecían en verano y se llenaban de hojas en otoño.
Una mujer dijo que cuando el espacio y el tiempo de este cuento se detengan, la estatua, personaje ilustre de esta narración, cobrará vida.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies