Actualidad

Reyes Calderón: “Hay asesinos en serie con millones de fans, e inocentes a quienes tiran huevos”

Comparte este post

Fotografía de la escritora Reyes Calderón, publicada en su web personal http://reyescalderon.es/

El libro El jurado número 10, recibió el premio Abogados de novela 2013. Se trata de un sorprenderte thriller judicial, que te mantendrá entretenido desde la primera a la última página; y, además, abre las puertas al funcionamiento de la justicia.

  1. ¿Cuál fue el motivo que la llevó a escribir El jurado número 10? ¿Quizá la necesidad de contar lo que ocurre en la realidad en los juicios, camuflada en personajes de ficción? 

    Siempre son varias las razones que te inducen a escoger un tema para una novela. En el caso de El jurado número 10, también. De tener que escoger, diría que, desde el punto de vista personal, mostrar lo difícil que es decidir (y por tanto juzgar) cuando las persona se halla ante situaciones límites; y desde el punto de vista social, mostrar cómo funciona la justicia por dentro. ¿Y todo ello para qué?: para mostrar qué puede ocurrir cuando uno se toma la justicia por la mano.

  2. ¿Por qué optó por un abogado de provincias, con poco éxito tanto en la vida laboral como personal, como protagonista del thriller?

    Todos somos héroes de barro. Estoy un poco cansada de los estereotipos y de que, de tanto verlos, tomemos la parte por el todo. Los abogados en su mayor parte son pequeños, muy trabajadores y muy cercanos. Y no facturan por horas. Desde el punto de vista literario, su humanidad es atrayente.

  3. Se adentra en la novela con un tema polémico, el jurado integrado por ciudadanos que tienen que decidir sobre el futuro de un preso sin tener conocimientos sobre la legislación…

    Es un tema polémico en la teoría (los propios profesionales no se ponen de acuerdo); lo es en la práctica, por algunos, pocos, casos de conclusión sorprendente; y también lo es para el ciudadano corriente que ha tenido que acudir por un motivo u otro a un juicio con jurado popular. Animo a todo el mundo a hacerlo, y a sacar sus propias conclusiones.

  4. También deja caer los ‘chanchullos’ que se esconden entre los banquillos de un tribunal, con un jurado que al final resulta ser bastante influenciable…

    La Justicia con mayúscula está ejercida por hombres corrientes sujetos como todos a la condición humana. Debería ser objetiva, igual para todos, y, valga la redundancia, justa, sujeta a la letra y el espíritu de la ley. Pero aunque nos empeñemos, las cosas no son como pone el papel. La novela intenta mostrar cómo a veces las personas se aprovechan de estas circunstancias y cómo, en otras, las cosas se tuercen por sí mismas.

  5. ¿Cuál es la cuestión de fondo que se esconde en este thriller?  

    Si la Justicia no es exactamente lo que nos han vendido, ¿debemos, podemos, queremos suplantarla y actuar de justicieros? ¿Qué puede ocurrir si, hartos, nos dotamos de nuestra propia justicia?

  6. Esta novela policiaca también refleja como es posible convertir en culpable, con cierta facilidad y consiguiendo la simpatía de un jurado, a un inocente. Todo depende de la perspicacia del letrado…

    La antigua novela de ficción criminal, en general, nos ofrecía nítidamente hombres buenos y hombres malos. Simpatizábamos con los primeros y odiábamos a los segundos. En la actualidad, con más carga de personajes, vemos a los protagonistas con sus circunstancias muy concretas y podemos juzgar no sólo lo que hicieron sino también sus porqués. Y llegamos a pensar si nosotros mismos, enfrentados a situaciones ignotas, arriesgadas, podríamos tener ese tipo de reacciones inesperadas y, sobre todo, equivocarnos en los juicios. En los juicios, apelando a las circunstancias, al color del cristal, podemos llegar a no saber ante quienes estamos. Hay asesinos en serie con millones de fans, e inocentes a quienes tiran huevos. Curiosa, la psicología humana.

  7. Junto con la inclusión de un jurado popular, la trama también hace un recorrido por temas que están de plena actualidad como la corrupción policial, el tráfico de drogas, la mafia china….Desgraciadamente, sí. Suelo decir que no me gusta ver otro caso de corrupción en la portada del periódico, pero, que mirado bien, debería alegrarnos. La corrupción más dañina es de la que no nos enteramos. De estar en un periódico es porque hay un juez instruyendo.
  8. Y también el sentimiento de culpa de haber conseguido la condena a 30 años de cárcel a un hombre por un asesinato que no realizó…

    Mentir siempre tiene efectos secundarios. En ocasiones, son de tal envergadura, que puedes estar sufriéndolos de por vida. Por ejemplo, que por tus acciones se culpe a un inocente…

  9. ¿Se esperaba tanto reconocimiento, incluido el Premio Abogados de Novela?

    Que te de un premio un jurado como éste, presidido por Lorenzo Silva, es algo fantástico. Lo es, por el reconocimiento, por supuesto, pero sobre todo porque me acerca a muchos lectores que antes no me conocían. Fantástico, sin duda.

  10. ¿Cómo una experta en economía decide escribir novelas poliacas, en vez de libros centrados en economía, que tanto se están poniendo de moda a raíz de la crisis, con recetas para salir de ella?

    Decía Chesterton, y no puedo estar más de acuerdo, que tener un hobby era una necesidad para el ser humano. Y se apresuraba a añadir que el deporte no es un hobby. Necesitamos una faceta artística en nuestra vida, cada uno la que más le inspire. Escribo economía como trabajo; novelas, como hobby. Para la primera, empleo el ordenador y sujeto el corazón; para las segundas, una pluma y mezclo razón, imaginación, corazón, ¡y sueño!

  11. ¿De dónde saca el tiempo Reyes Calderón para escribir novelas, teniendo una vida tan completa y con el poco tiempo que le queda entre su trabajo como decana en la facultad de Economía de la Universidad de Navarra y el cuidado de 9 hijos?El tiempo es un elemento curioso: flexible pero implacable; duro y suave a la vez; cambia con la edad, con la circunstancias, con nosotros mismos. Y, sobre todo, con las necesidades de las personas con las que nos relacionamos. Mi tiempo físico es igual al de todo el mundo; el otro se ha tenido que ir estirando con las circunstancias de hijos, trabajados, literatura, amores y desamores… Creo, como señalaba Ford, que “Si crees que puedes… o que no puedes, siempre tienes razón!.
  12. ¿La jueza Lola MacHor volverá a la vida literaria con nuevos casos?

    Estoy con su siguiente caso, apasionante. Hoy en el viejo Lyon, buscando una calle estrecha y oscura para… Me temo que tendrás que esperar para leerlo. Yo, de momento, estoy disfrutando muchísimo!

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: