Actualidad

Recomendación: Holocausto Manhattan

Comparte este post

El thriller creado por Bruno Nievas se resume en una historia cargada de emoción de principio a fin

Ondas binaurales; drogas a través de la música; una bomba atómica; asesinatos y crueldad son algunos de los ingredientes que componen Holocausto Manhattan. Sin duda una obra que no está pasando desapercibida en el ámbito literario, por su novedad en el relato y la gran tensión con la que mantiene al lector, desde la primera a la última página.

Decidí leer este thriller por las diferentes crónicas que fui leyendo y la verdad es que en este caso Holocausto Manhattan supera todas las expectativas. Su autor, Bruno Nievas, es capaz de involucrar al lector desde las primeras páginas, gracias a la sencillez en la estructura y a la constante acción, que te mantiene en vilo.

El relato se compone de dos escenarios diferentes: uno se sitúa a finales de la Segunda Guerra Mundial y el otro en 2010, en vísperas de los atentados de las Torres Gemelas. ¿Qué tienen en común ambas historias? Pues es una incógnita que hasta el final no se resuelve, dejando sorprendido al lector, tras descubrir el nexo de unión entre ambas.

Una camioneta cargada de una bomba atómica, conducida por un neonazi, cuyo destino es el centro de Manhattan, da comienzo a una de las historias. Los protagonistas: Mike Brenner, un licenciado en neurociencias, que pierde a sus padres en un accidente de tráfico, y está obsesionado por descubrir los efectos que produce una droga consumida a través de ondas binaurales.

Maxwell es un detective de homicidios, empeñado en resolver el caso de la bomba atómica pese a vivir constantemente con la amenaza de ser expulsado del Cuerpo, debido a su enemistad con policías corruptos.

Mike y Maxwell son amigos y junto con Amy, la hermana de Max (policía brillante pero inexperta) experimentarán en sus propias carnes la constante cercanía de la muerte. Todo por conseguir averiguar quién hay detrás de varias muertes, todas ellas relacionadas con la bomba atómica.

A estos personajes se unen el corrupto sargento Craig, y el octogenario Wurt Candel, postrado en una silla de ruedas, y dueño de la mayor empresa de tecnología médica.

Junto a esta trama, se desarrolla paralelamente otra. En esta ocasión, el autor nos transporta a 1944, a un campo de concentración, para seguir la vida del adolescente Leon Yeser, que sufre experimentos tan brutales que hacen estremecer al lector.

Si el comienzo te atrapa gracias a la acción, el final se puede calificar sencillamente como sorprendente, pues Bruno Nievas es capaz de unir las dos tramas, de una manera inesperada para el lector.

Si tengo que poner un pero, este se encuentra, para mí, en la descripción tan directa de las crueldades del campo de concentración; y la cantidad de personajes que aparecen, que en un principio dificulta seguir la trama, pues te pierdes en las identidades de los personajes; hasta que a lo largo de la historia los vas conociendo.

El desconcierto que surge al mezclar dos historias, que suceden en tiempos diferentes y que en principio no guardan relación, es sin duda uno de los grandes aciertos del autor, que te mantiene expectante en busca del nexo de unión entre ambos escenarios.

En resumen, solo puedo decir que es un thriller que me ha sorprendido gratamente, por la capacidad del autor de unir dos historias, que en principio parecen completamente diferente; y por acercarnos al conocimiento de nuevas drogas; a la crueldad de los campos de concentración; y a las tecnologías aplicadas a la medicina, que pueden acabar con la humanidad sin necesidad de las armas. ¿Os la váis a perder?

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: