Novedades

¿Preparados para tener un perro?

Comparte este post

En la elección de un perro no hay que dejarse llevar por las razas que están de moda, sino por la que más se adapta a nuestra forma de vivir

El mejor amigo del hombre. Sin duda quien pronunciara por primera vez esta frase no estaba equivocado, pues el perro se ha convertido a lo largo de los años, no solamente en el mejor amigo del hombre, sino en un miembro más de la familia.

Alrededor del perro existe un mundo de curiosidades que podemos descubrir en el tomo Los animales y el ser humano, que pertenece a la colección Reino animal, de Signo editores. ¿Cuántos perros y razas existen en el mundo? Esta es la primera curiosidad que vamos a despejar: se calcula que en la actualidad existen cerca de 400 millones de perros en todo el mundo, que se pueden clasificar entre 400 y 450 razas distintas (aunque la Federación Cinológica Internacional sólo reconoce 337).

Cuando decidimos tener un perro conviviendo con nosotros es necesario tener en cuenta una serie de consejos, para conseguir que la adaptación del animal sea lo más favorable posible. Uno de ellos, que es fundamental, es no dejarse llevar por las razas que se encuentran en ese momento de moda (los perros no son como la ropa o los complementos), es decir, aquellas razas que todo el mundo exhibe por la calle.

Al respecto hago un paréntesis para invitaros a reflexionar sobre esto: no sé si os ha pasado ir caminando por la calle y comprobar que los transeúntes llevan todos la misma raza de perro. Hubo una temporada donde se “llevaban” los yorkshire; luego Paris Hilton sacó de moda los chihuahua. También la raza pug cada vez se está viendo más. Vamos, que la moda ya ha llegado hasta los perros.

Después de este paréntesis y volviendo a los consejos para conseguir que el can se adapte a nuestro hogar, Primero, hay que dejarle que inspeccione a su voluntad su nuevo hogar, que reconozca todos los rincones con sus olores y se familiarice con el entorno. Es necesario que el ambiente sea tranquilo, sin ruidos o luces excesivas que puedan causar temor, en especial si es un cachorro. Conviene además que disponga ya de los recipientes adecuados para su comida y que sepa bien el lugar que tendrá destinado a ello. Al igual que es necesario que durante las comidas esté tranquilo y no le perturbemos, también es importante respetar su espacio, el lugar donde se retira a descansar, lo mismo que él deberá respetar el nuestro.

Si no tenemos una idea de la raza de perro que queremos tener, hay que tener en cuenta algunos criterios importantes:

  • ¿De raza o mestizo? Salvo que se tenga predilección particular por una raza o se quiera un perro para una función determinada, lo importante es que se convierta en un fiel compañero, y eso lo puede ser también uno de raza indefinida.
  • ¿Macho o hembra? Los machos son en general más fuertes, más impulsivos y si se da el caso más agresivos. Las hembras, en cambio, son más tranquilas pero entran en celo (hay que vigilarlas si no queremos tener pronto cachorros).
  • ¿Raza grande o pequeña; de pelo corto o largo? Las razas grandes requieren más espacio, comen más y necesitan hacer más ejercicio, per o suelen ser más tranquilas. La cuestión del pelo es personal, dependiendo si importa o no encontrar pelos por la casa.
  • ¿Cuál es la mejor edad para adquirir mi perro? Conviene que tenga al menos 2 o 3 meses, para que haya aprendido de su madre y sus hermanos algunas de las pautas esenciales para su vida. Aunque es trabajoso hacerse cargo de él a partir de entonces, puede incorporarse más fácilmente a la familia.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es la alimentación del animal, que debe ser correcta y equilibrada. Así, debemos acostumbrar a nuestra mascota a unos horarios de comida fijos. Un cachorro puede necesitar comer al principio cada 3-4 horas, pero a partir de los 5-6 meses se puede reducir a dos diarias.

No es conveniente darle una única comida, pues puede provocar algunos trastornos. La comida puede ser pienso seco, que contiene todos los nutrientes necesarios y les gusta, o preparada en caso, aunque no los restos de nuestra comida, pues suele tener componentes que no son los apropiados para el animal, por ejemplo, las especias. La comida casera tendrá carne (roja de vez en cuando, y de pollo o pavo con más frecuencia), pescado, si lo acepta; verduras y cereales; ocasionalmente huevos y productos lácteos (el queso suele ser una golosina para ellos). En cuanto a los huesos, deben ser de vacuno y grandes, nunca de pollo o animales pequeños pues pueden astillarse.

¿Está enfermo nuestro perro? Saber si nuestro perro está enfermo no resulta difícil, tan sólo requiere un poco de atención y saber cuándo su comportamiento se sale de lo habitual: duerme más que de costumbre, está somnoliento; rechaza la comida o tiene mucha sed; no muestra alegría en los juegos, etc. Una de las precauciones que hay que seguir es el plan de vacunación. El veterinario irá marcando en la cartilla sanitaria cuándo se debe vacunar y qué tipo de vacuna se tiene que administrar en cada momento.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: