Novedades

Olvidé decirte quiero: Cuando la trama se queda en un juego de palabras

Olvidé decirte quiero, Mónica Carrillo Comparte este post

Olvidé decirte quiero. Un juego de palabras que vaticina una novela ingeniosa, fresca y rica en léxico. Pero, lejos de la realidad, la segunda novela de la periodista Mónica Carrillo es prácticamente un calco de la primera: una protagonista, Malena, que se mortifica por un amor no correspondido mientras se debate entre la vida y la muerte.

Además de triunfar como periodista, Mónica Carrillo nos ha demostrado su talento para crear mini historias plasmadas en microcuentos. Así se dio a conocer entre los lectores. En este segundo libro, la narración toma ritmo a través de fragmentos de canciones ahora que, sin saber, hemos sabido querernos como es debido sin querernos todavía. Ahora que nada es urgente, que todo es presente. 

La historia comienza con fuerza “Me llamo Malena y es posible que muera hoy”. A partir de ahí, la protagonista se pasa toda la narración, capítulo a capítulo, reflexionando sobre todo lo que pudo haber hecho: sobre el amor  no correspondido de Mario y la persona que realmente llenó su corazón, Alejandro -aunque le costó reconocerlo-, su familia, su amiga y lo poco que empleó con ellos esa frase que da inicio a su novela.

El argumento es muy sencillo, Malena tiene un accidente de tráfico y en ese momento en el que se debate entre la vida y la muerte le viene a la cabeza toda su vida, su relación en familia, con su amiga, en el trabajo y en el amor; lo que debió hacer y no hizo, sus arrepentimientos y también sus decisiones acertadas. También tiene protagonismo -le dedica capítulos enteros- su perrita Mía, a la que humaniza hasta el punto de darle la palabra, llegando incluso a tener mejores argumentos que la propia Malena. Una decisión argumental que aleja al lector de la realidad, distanciándolo de la protagonista en lugar de empatizar con ella.

Es una historia con un fondo trágico, que comienza como un globo hinchado pero poco a poco se desinfla, con capítulos que vuelven sobre lo mismo, hasta llegar a un final que nos deja como el principio.

A su favor, el talento que tiene Mónica para embellecer sus narraciones con sus juegos de palabras:

Ahora que estoy en la línea de salida

sólo quería que supieras

que te guardo en mi guarida.

Que conservo del derecho

todo lo que entonces fue revés

Que nos echaremos de menos,

en silencio.

Esté yo en este mundo,

o no esté.

Como escritora de microcuentos, me encanta; pero como narradora de historias le queda por madurar.

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: