Novedades

Los colores nos descubren

Comparte este post

Alegría o tristeza, persona extrovertida o introvertida. Muchas de estas percepciones se ofrecen de manera involuntaria al exterior a través de los colores que vestimos

Colores alegres o apagados, esta es la pregunta que la mayoría nos hacemos por la mañana cuando nos encontramos ante el armario y nos disponemos a seleccionar la vestimenta del día. De lo que no somos conscientes es de que de esa elección dependerá la percepción que tendrán los demás de nosotros. Así que, a partir de ahora, hay que tener más en cuenta los colores que nos ponemos, no sólo para que combinen, sino teniendo en cuenta qué impresión se quiere causar.

Como se describe de manera exhaustiva en el tomo Terapias naturales, que pertenece a la colección Medicina natural, editada por la empresa española Signo editores, el carácter de las personas se manifiesta en sus preferencias cromáticas. Así, las personas a las que les gusta los colores cálidos, tales como el rojo, anaranjado, amarillo, suelen ser extrovertidas, más receptivas a los estímulos del entorno y con una mentalidad más positiva.

Mientras, los que a la hora de encontrarse frente al armario se decantan por los colores más fríos (verde y azul) acostumbran a ser personas más introvertidas, frías e independientes, y más subjetivas en su forma de pensar.

Aunque cada color tiene sus características peculiares, es posible englobar los colores en dos categorías principales: estimulantes y sedantes o, dicho de otra manera, colores calientes y fríos.

La felicidad se asocia con los colores amarillo y naranja; el rosa es el color de la feminidad y del bienestar; el azul es el tono de la masculinidad; el gris perla tranquiliza, al igual que el azul; el negro se asocia con el dolor, el misterio, la muerte y otras situaciones sombrías, mientras que el blanco es el color de la pureza y la vida.

En resumen: para cada color, una personalidad. Así, el rojo es el color preferido de las personas impulsivas, nerviosas, activas; que disfrutan de ser el centro de atención, ambiciosas, valientes e irritables.

El rosa es el color de los cariñosos, afectivos, comprensivos y tolerantes. Mientras que el amarillo predominará en las personas interesantes, espontáneas, comunicativas, modernas y activas.

El verde es el que predomina en las prendas de los cautos, observadores, benevolentes, humanos y serviciales. El predominio del color azul nos descubre que la persona que lo luce es creativa, perspicaz, sensible, inteligente, analítica y con sentimientos profundos.

Además de revelar aspectos de la personalidad, los colores también ayudan a paliar ciertas dolencias. A través de la cromoterapia se consiguen efectos terapéuticos encaminados hacia la estimulación o atemperación de determinadas facultades emocionales y mentales.

De manera específica, el color rojo es estimulante y activador general del organismo. Aumenta la temperatura corporal y dinamiza los aparatos cardiocirculatorio (recomendable para los casos de tensión arterial baja) y digestivo (activa las digestiones lentas y evita el estreñimiento).

El amarillo abre la mente y facilita la capacidad de aprendizaje. Resulta apto para las personas introvertidas, además aumenta la capacidad vital.

El anaranjado es un activador del aparato respiratorio. Mientras, la proyección del color verde sobre el cuerpo produce efectos sedantes y relajantes, por eso se emplea en estados de hiperexcitabilidad, en procesos de dolores crónicos y para tratar el insomnio y las depresiones.

El azul disminuye la tensión nerviosa, ayuda a eliminar ideas obsesivas y mejora la estabilidad emocional.

El violeta es potenciador de los valores espirituales y la autoestima. El rosa es utilizado para resolver problemas cutáneos; el verde pálido se usa para mejorar la visión y el blanco se puede aplicar de manera complementaria para eliminar cualquier trastorno.

Conocer la percepción de cada color puede resultar muy útil, especialmente en momentos importantes como puede ser en una entrevista de trabajo. Eso sí, hay que cerciorarse de que cada color tenga el significado correcto para no meter la pata; ya que por ejemplo, en algunos países el color del luto es el blanco no el negro.

 

 

 

Deja un comentario

Entradas relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: